fbpx

ARsports

Pensando a través del fútbol

# # #

Pensando a través del fútbol

La importancia del Modelo de Juego y los refranes

En tiempos de tanta incertidumbre y exabruptos sociales, sanitarios y políticos el deporte nos aparece como una estela de consuelo y esperanza para todo aficionado y deportista, pese a las inoportunas y desacertadas, a mi parecer, restricciones que están afectan al deporte formativo y amateur.

Iniciamos artículo destacando el significado e importancia del deporte formativo por sus beneficios físicos, emocionales y de desarrollo, que está fuera de toda duda. Si bien el componente competitivo a veces queda denostado y mirado con recelo me gustaría exponer cómo el binomio jugar-competir forjan el carácter, el sentido y el futuro de los participantes sea cual sea la especialidad, el género, el nivel y la categoría de los mismos. Cuando analizamos el origen del deporte debemos relacionarlo con el agonismo y la superación, enfrentarnos y retarnos a un adversario para lograr el éxito. Esto en líneas generales, y siempre bajo el llamado Fair Play, es lo que nos lleva a prepararnos, a motivarnos por mejorar y lo que nos mantiene vivos y nos aporta tantos aprendizajes. Es por todo ello que considero, bajo mi experiencia, que todos los formadores debemos hacer un gran esfuerzo para encontrar contextos que ayuden a compensar en parte este déficit.

Por otro lado, en segundo lugar, queremos relacionar el concepto de amateurismo con la competición y la raíz de esta expresión, y es aquello que expresa amor por la actividad sin compensación crematoria prioritaria. Quizás es ese amor, ese afán, esa pasión desinteresada lo que hace que nuestra mente siempre encuentro los puntos de motivación adecuados para mejorar nuestro rendimiento en situaciones de estrés de mayor complejidad. En este punto podríamos valorar aspectos como el autoconcepto, el nivel de activación, la automotivación y todo aquello relacionado con el efecto Pigmalión desde el punto de vista del rival pequeño como ayer tuvo lugar en el CD Alcoyano – Real Madrid CF. Pero no todo se resume a aspectos psicológicos. Existen argumentos futbolísticos y de modelo que explican la derrota.

A colación de ello, es importante apuntar que todos aquellos que estamos familiarizados con la preparación deportiva entendemos qué significa un “Modelo de Juego”, y que se puede resumir en

aquellos comportamientos y acciones estrategias que nos definen como grupo y que nos hacen fuertes o débiles en ciertos aspectos del juego en situaciones de competición. Dentro del mismo aparecen las habilidades individuales que dependerán de un aspecto general cognitivo y de comprensión, de aplicación de un plan de partido y del estado individual de confianza a la hora de aplicarlo o solucionar alternativas que puedan surgir y que parten de nuestro talento.

En la preparación del plan de partido, o la herencia de su código-estructura por cómo se desarrolla en el resto de competiciones, debes articular una serie de argumentos que te permitan superar al rival en sus puntos débiles y tener la mentalidad adecuada para adaptarte a las exigencias y particularidades de un partido en cuestión. Todos, y así lo decía Pep Guardiola, son partidos difíciles por un motivo y otro. Así, en el caso de que las herramientas no sean suficientes para superar el reto y nuestro estado psicológico, influenciado por muchas variables, no sea el adecuado en cuanto nivel de activación principalmente, no seremos capaces de superar situaciones de duelos y nuestra toma de decisión se verá mermada y será ineficiente. Además, las dudas que nos despierte el devenir el encuentro no serán resueltas por el plan de partido. Esto bajará nuestra confianza en acciones técnico-tácticas y aumentará nuestra tasa de error, dando ventaja al rival en acciones clave.

En conexión a lo comentado anteriormente, ante un rival con una idea clara de juego, una disciplina férrea de cumplimiento, una cohesión emocional fuerte con refuerzos positivos continuos silentes y fehacientes y sumando, en último lugar, a un estado de activación y autoconfianza ajustado a la dificultad del reto supondrá un rendimiento que compensará las mejores cualidades o preparación del rival, ya que aprovechará aquellas lagunas derivadas de su bajo rendimiento y tendrán la constancia para que la suma de los centenares de escenarios que se producen a lo largo de un partido de fútbol se decante en favor de uno u otro, ya que el resultado de un partido es, en definitiva, la suma de desenlaces en cada una de las unidades competitivas que en ataque o bien en defensa tienen a los dos equipos en disputa constante.

Por consiguiente, y dentro ya del área psicológica de las emociones, cada acción o duelo ganado supone un extra de endorfinas y de automotivación tanto individual como colectiva. Pese a ello, el área biosocial, las relaciones personales dentro del grupo deportivo, también es fundamental en el rendimiento del equipo: sus deseos, sus anhelos o sus valores. Todo ello configura una estructura

mental que puede mantener a flote a un equipo en situaciones extremas y que, pese a todo, mantengan la fe y el deseo de conseguir el objetivo pese a todo, la llamada moral y resilencia competitiva, y persistir así en el esfuerzo hasta el final por honor, orgullo y compromiso. ¿Quién dijo que el fútbol es sólo negocio, ejercicio y entretenimiento?

Es por todo ello, a modo de conclusión, es muy oportuno conectar aquél dicho de la década de los 50’ con el club alicantino como protagonista con la importancia del modelo de juego, ya que cuando las emociones son más eficientes que la estrategia y la habilidad individual es porque jerárquicamente hemos conseguido invertir el peso de la balanza por esa falta de argumento y cohesión futbolística que otrora hacían infalibles a los equipos llamados grandes.

Equipo ARsports Academy